• 19 de mayo de 2024 21:33

Canelones Azulgrana

Sosa y Azures le arruinaron la tarde al «Principito»

PorMartín Abreu

Abr 23, 2021

“Me acuerdo que erré dos penales contra Libertad. Me atajó uno el golero titular y otro el suplente. Estaba re caliente. Mis compañeros confiaban en mi una y otra vez, yo erraba. Increíble”… Así recordó Ruben Sosa su tarde para el olvido en el Parque Florencio Santoro, en entrevista para Canelones Azulgrana meses atrás (Lea la nota aquí)

El fútbol del interior, más precisamente el campeonato canario, se vio revolucionado en 2005 con la llegada de un histórico futbolista de nuestro país. El «Principito», con un importante pasaje por Europa e ídolo de Nacional, participó en la temporada de la Liga Departamental con la camseta de Juventud Melilla. Cada juego tenía un condimento especial por su presencia. El domingo 14 de agosto de 2005, por la octava fecha del Apertura, el «Granjero» recibió al rojo de la estación. Fue triunfo visitante 4-3, con un póker de goles de Merlo, pero los aplausos fueron para los goleros.

«Los días anteriores hablábamos y sabíamos de la figura de Ruben Sosa. La gente estaba expectante de eso y nosotros con tener los cuidados necesarios para protegernos de sus habilidades, más allá de su edad. Cada pelota quieta eran de él y le pegaba muy bien»... Así recordó Javier Sosa, guardameta titular de Libertad, los días previos al partido. Sabía que iban a existir duelos personales… «Uno sueña con enfrentarse mano a mano con un jugador de su clase. Uno piensa que le va a ganar, pero se que también puedo perder. Tenía que estar preparado y atento a sus acciones porque podía inventar cualquier cosa».

La hora del penal. Javier detalló cada segundo en el frente a frente, previo a su remate… «Se te cruzan muchas cosas por la cabeza, pero ahí me agrandé porque tenía todas las de ganar. Él era un profesional, tenía más nombre que yo y tenía buen remate. Si me hacía el gol no pasaba nada, si lo atajaba el gusto era más lindo». Clima habitual antes de la ejecución de la pena máxima.. «No recuerdo quien era el árbitro, pero dijo «se van a enfrentar dos Sosa». Ruben se reía, charlamos unos segundos, aunque no recuerdo bien qué nos dijimos. Yo me posicioné con la misma confianza de siempre, por suerte salió a mi favor y la verdad que se festejó mucho».

Sobre la jugada misma, comentó «Fue intuición, un poco de confianza y el 90% de suerte. Yo elegí un palo para tirarme y cuando estoy en el aire veo que la pelota va al medio. En eso me da para reaccionar con el pie para detener el balón». Culminado el encuentro no hubo diálogo, pero si se volvieron a encontrar en el Parque Batlle tiempo después... «Ruben vino con la directiva de Nacional a una reunión por un convenio de juveniles y nosotros estábamos terminando la práctica. Nos encontramos en la cantina, nos saludamos y tuve la picardía de preguntarle por los penales errados. Le recordé que yo le había atajado uno. Él, con su humor, primero se hizo el desentendido y luego si recordó «Dejá, ese día quedé regalado»… Le dijo el ex Nacional.

Javier no olvida esa tarde.. «En la semana estuvo la joda que teníamos el mismo apellido, que era Ruben Sosa y su magnitud. No importa que sea en la Liga de Canelones, yo le atajé un penal al «Principito» con todos sus logros y la buena persona que es»… Pero ahí no finalizó la historia… En el segundo tiempo, Javier Sosa cometió una infracción, el árbitro volvió a cobró penal y fue expulsado el golero. A la cancha Mauro Azures.

Con sus jóvenes 20 años ingresó al campo de juego directo a un mano a mano histórico con Ruben Sosa, que buscaba tomarse revancha de lo narrado recientemente… «Estaba afuera casi sin calentar porque el partido estaba lindo, de ida y vuelta, lleno de gente. Cuando me llamaron sabía que lo iba a atajar porque en ese plantel todos estábamos convencidos». Aseguró el guardameta. No habló con Javier, ya que todo se dio muy rápido, aunque fue directo al arco sabiendo de lo que podía pasar... «Yo lo vi confiado y pensé, este me la tira al ángulo. Dicho y hecho, me tiré para arriba y la cruzó. La saqué a mano cambiada. El penal soñado y todavía a éste animal».

A la brevedad apareció el «Principe» para reconocer lo realizado. Mauro contó que le dijo «Notable, botija». Gesto que destacó «Eso es de fenómeno». Pero lo quiso sorprender Sosa a la brevedad «La pelota se val córner y casi me hace un gol olímpico»...Azures asegura que fue el penal más importante que contuvo «Mis amigos hasta el día de hoy me joden. En Florida, en dos partidos tuve dos penales en contra en cada uno de ellos y atajé los cuatro. Después estuve tres años sin atajar uno, ni en la foto.»... Sentenció entre risas.

Muchos de los presentes arribaron al Parque Florencio Santoro para ver a Ruben Sosa, pero los aplausos fueron para Javier Sosa y Mauro Azures…