Britos, el paso a la primera de Libertad

Libertad tenía programado su retorno a los entrenamientos en mayores para esta semana, suspendidos por cierto ante las últimas medidas anunciadas por el gobierno nacional. Sin embargo, la noticia más resonante en estos días en el barrio La Estación llegó por la confirmación de la continuidad en la conducción técnica de Ramón Doglio, presente en la Copa Canaria 2020.

El rojo estará a dos frentes en este 2021; Buscará adueñarse del Monegal, luego de 7 años, y realizar una gran performance en el interior del país cuando dispute la Copa B de Clubes. Dentro del cuerpo técnico, como asistente, estará Rodrigo Britos. Una sorpresa por su habitual asociación a las formativas. Sedujo la propuesta y dio el sí.

Canelones Azulgrana y un mano a mano con Rodrigo Britos…

En juveniles, como es habitual, y ahora acompañando a Ramón en primera. ¿Qué sedujo de esta iniciativa para dar el sí?

“Sin descuidar la cantera del club, como prioridad de la actual directiva y todas las que han pasado en estos últimos años, se me consultó nuevamente para dar ese paso y en esta oportunidad dí el si. Si bien la Copa es algo muy interesante para cualquier jugador y entrenador, la determinación pasó más por acompañar este proceso con futbolistas que conozco desde los 13 años que hoy están en primera y que para este 2021 otros tantos se incorporan al plantel principal”.

Han existido reuniones y encuentros con Doglio, planficiación de por medio para la Copa y el Monegal 2021. ¿Por dónde pasan las aspiraciones, más allá de siempre ser campeón?

“En realidad hemos hablado con Ramón de todo un poco, principalmente sobre el desafío de estar juntos en primera que se fue construyendo desde la dirigencia, pero que tenía que tener sin dudas una charla interna, que se dio no hace muchos días. En cuanto a lo planificado, como todos sabemos estamos pasando un momento muy delicado donde las prioridades a nuestro entender son otras. Desde 2020 el club apostó a que sus planteles y cuerpos técnicos tomaran conciencia real del problema sanitario y así lo hizo saber en todo momento ante la prensa y autoridades de la Liga. El inicio del 2021 no escapa a eso. Estamos con la vacunación, pero en una situación de contagios mucho peor que el año pasado. Nadie sabe qué va a pasar a corto y mediano plazo. Las planificaciones se irán haciendo en la medida de lo que vaya sucediendo. En principio conformar el plantel acorde a la política y a las posibilidades económicas de la institución. La apuesta siempre es tratar de pelear cada campeonato que jugamos como lo grande que es Libertad con 115 años de historia”.

En cuanto al juego e ideología futbolística, qué similitudes los une y qué diferencias los “separa” con Ramón en el trabajo?

“En realidad no lo vemos como un impedimento el tener diferentes maneras de ver el fútbol o de plantear un partido, lo vemos como una posibilidad más de complementarnos. Cada rival es diferente, un encuentro puede ser muy cambiante y muy distinto a otro también. Lo importante es intentar llegar al objetivo de la mejor forma posible de acuerdo a cada situación que se nos presente”.

Libertad ha tomado esta postura últimamente, pero cuánto más vas a insistir y trabajar en una primera que se nutra de juveniles de la casa?

“Creo que, si bien uno tiene su postura al respecto, no es exclusivamente una decisión técnica, es algo institucional que uno como entrenador puede o no acompañar. En mis pocas experiencias en primera también me tocó ser parte de un cuerpo técnico donde no conocía a casi ningún jugador y se armó prácticamente un equipo nuevo, a diferencia del caso actual de Libertad que cuenta con un proyecto en formativas sólido de muchos años y que se respalda a nivel institucional, que considero muy válido. Cuando estos procesos se dan como en este caso con políticas que llevan las juveniles del club estar bien arriba, se debe trabajar aún más en esa transición a primera división, teniendo siempre en cuenta a los jugadores más experientes y referentes para acompañarlos en esta etapa”.

Dos de los tres títulos en juego obtuvieron el año pasado en juveniles. ¿Qué balance se hace del 2020 y cuáles son los objetivos en formación para la entrante temporada?

“Se pudo coronar dos de las tres categorías en un año muy duro y en el cual el club apostó principalmente a cuidar la salud. Se entrenó mucho menos de lo habitual y de manera muy diferente también, pero intentando mantener un trabajo lo más profesional posible con mis colaboradores del CT. El balance es positivo, en lo personal mucho más ya que había dirigido por última vez en 2018 (sub 17 y sub 20), obteniendo ambos campeonatos. Retorné al club para ser responsable de las mismas categorías dos años después, cosechando dos títulos también. En sub 17 son cuatro años consecutivos siendo campeón, en 2019 con otro cuerpo técnico. Son números interesantes que hablan del trabajo y la apuesta de Libertad en juveniles”.

¿Es un paso que puede marcar en tu carrera, pensando, por qué no, en un ingreso a primera de forma solitaria?

“Si bien no es mi primera experiencia en un CT de primera, sin dudas que siempre hay que aprender de cada compañero con el que nos toca compartir e intentar estar a la altura, en este caso con Doglio, un entrenador muy conocido y conocedor del fútbol del interior, del que pienso aprender como lo vengo haciendo de muchas personas todo estos años. Considero que un cuerpo técnico es mucho más que una persona y un rol, siempre me gustó apoyarme en mis compañeros para tomar decisiones y por ese motivo considero que nunca se puede dirigir solo”.

Scroll Up