Noticias

El «Pepe», un ganador

Por Martín Abreu…

Ahora como entrenador, con recursos y conceptos más claros, definite como jugador… «No, no. No me animo a hacerlo, se los dejo de tarea a los comunicadores y luego me pasas el informe»… Muy humilde siempre, como cuando se fue de su Santa Lucía en busca del sueño. José «Pepe» Cancela.

Hasta los 14 años en su amado barrio Abrojal, siempre tan particular y admirable para él «Fue la etapa más linda de mi vida. Jugué en Laureles en baby fútbol, que además de un club era el equipo de mi barrio. Allí jugaba con mis amigos. Vivía a una cuadra de la cancha y pasábamos los días detrás de la pelota».

Dijo no tener buena memoria en el momento, pero recordó a «Álvaro Perez, Sergio Marichal, por nombrarte alguno de los mucho. No solo me marcaron en lo deportivo sino que también como persona»… Luego, llegó a los cadetes de Wanderers «Fue una época disfrutable también»… Pero recuerda y sigue hablando de su querido barrio.

«A mi me marcó mucho. Todos compartíamos la pasión del fútbol, sin importar dónde. Ahí adquirí todo lo que necesitaba para lo que ocurrió después en mi carrera. Lo digo con mucho orgullo»... Dejando en claro que también la presencia de su familia «Además de la educación que recibí de mi madre y mi hermano».

Cancela, en el cuerpo técnico de Cruz Azul

Actualmente, a sus 43 años, Cancela integra el cuerpo técnico de Robert Siboldi en Cruz Azul de México «Iniciamos a fines del 2019 y sabíamos que iba a ser muy difícil lograr los objetivos en ese momento, pero ganamos tiempo a la hora de implementar ideas pensando en el 2020. Por suerte se logró. Estamos en un club muy grande. Yo ya lo conocía porque tuve un pasado como jugador. Era algo que estábamos buscando. Te exigen y presionan día a día, pero sabíamos a dónde veníamos. Eso también buscamos transmitirle al jugador. En resumen, el torneo hasta el momento ha sido muy bueno»… Es el puntero de la Liga MX con 22 unidades.

Una relación muy especial con Jonathan Rodríguez, por ser uruguayos y por el pasado de ambos en Peñarol «Siempre está el tema en las comidas. Con Robert también, porque allí se formó. Seguimos los partidos fin de semana tras fin de semana. El pasaje por el club te marca, nos hace particular y es el ser ganador siempre. El «Cabecita» nos ha ayudado mucho a la hora de ser una conexión».

Volviendo por un ratito al fútbol canario, lejos estuvo el «Pepe» de debutar en el primero del Bohemio. Era imposible decirle que no a Peñarol… «La quinta del aurinegro llegó a Santa Lucía para jugar un amistoso frente a nosotros. Dos días después me dicen que me querían. En ese momento el entrenador era Jorge Fossati».

A sus 15 años, toma de decisión y tiempo de cambios… «Fue el comenzar una nueva etapa. Dejé Santa Lucía, mi familia, mis amigos y el barrio, pero era más fuerte la posibilidad de jugar en Peñarol. Me fui a Montevideo muy ilusionado»… Fue quemando categorías, como suele ser habitual, para luego debutar en el primer equipo.

«Me tocó una generación muy muy buena; Nicolás Rotundo, Antonio Pacheco, Federico Magallanes, Sebastián Flores, Gonzalo De Los Santos. Logramos muchas cosas en juveniles y también en la institución»… Cancela hizo un paréntesis para recordar a alguien muy especial.

«Carlos Falero fue la persona que se acercó a mi, porque me vio condiciones, creo. Siempre estuvo atrás mio, me ayudó a salir y fue quien organizó el amistoso con Peñarol en Santa Lucía»… En 1995 arribó al plantel principal aurinegro, que en ese momento soñaba despierto. Él también escribió su nombre en la historia grande.

«El quinquenio nos marcó muchísimo a todos. Fue histórico»… Con muy poco descanso... «Con Gregorio Pérez, de un mes pasábamos 20 días concentrados por todo lo que se estaba viviendo. El grupo se unió mucho»... Inolvidable por cierto «Pasa el tiempo y sigue latente el haber participado de ese logro. Para mi fue un orgullo».

No solamente por los títulos, sino que también por su formación como persona, vital en su forma de pensar «Pablo Bengoechea, Gabriel Cedrés, «Caballo» De Los Santos, «Canario» Olveira, entre otros, nos marcaron el camino. Siempre que andamos por ahí tratamos de juntarnos»... Todo era locura y pasión…

«Recuerdo las idas de Los Aromos al Centenario. Era una locura el país, la gente de Peñarol por todo lo que se estaba generando. No había equipo más importante y que más me llenara»… La fuerza para no desaprovechar la oportunidad «Sabíamos que era esa la oportunidad, que muchos años pasarían para que se vuelva a conseguir algo similar».

«Nosotros teníamos una forma de jugar, pero por lo general Nacional siempre jugaba mucho mejor. Tuvimos la virtud de sacar otras cosas que al final nos permitió quedarnos con los campeonatos. Eso nos identificó, pelear y luchar. Pese a ser superado, Peñarol terminaba ganando»… No lleva en su memoria el historial clásico con el tricolor…

«Realmente no tengo ni idea. Lo que si te puedo decir es que uno ganaba el Apertura y el otro el Clausura, o viceversa. Por lo general se jugaban como 14 finales a fin de año. Por eso Gregorio nos encerraba en Los Aromos. Pero en resumen, creo que me fue bien porque siempre fui campeón, sin ser en el 98».

En 1999 surgió la oportunidad de emigrar. Primero México, Puebla y Cruz Azul, y un muy corto pasaje por Costa Rica. Luego la MLS y posteriormente retornó a suelos uruguayos para jugar en Fénix. Tras una temporada, Costa Rica volvió a ser su destino. Allí lo impensado ocurrió y terminaron siendo años brillantes para su carrera.

«Cuando surgió la posibilidad no lo dudé, pero tampoco pensé que iba a tener la repercusión en mi vida como la que tuvo. Fue donde más se reconoció mi carrera y trabajo. Siento un cariño muy especial por el país y los clubes, por lo que viví, sentí y transmitieron a mi familia»… Liberia Mía, Herediano en dos ocasiones, dos pasajes por Deportivo Saprissa, Belén y Pérez Zeledón, fueron las institución en las que jugó.

«Llegué al país gracias a Saprissa en 2003, aunque solo por por tres meses»… Explicó «Es que llegó un empresario de México con la intención de no contar con más extranjeros. Yo no me quería ir por nada del mundo»… Cinco años más tarde, Liberia se hizo de los servicios deportivos de José Cancela, aquel volante que le sumó mucho gol.

José Cancela, la copa en el Herediano

«Es un club ubicado en la costa, logramos ser campeones. Luego arribé a Herediano, un grande que hacía mucho no era campeón. Después de 19 años, en 2012, se volvió a la vuelta olímpica. Yo era el capitán. A mi y al plantel nos pusieron en un muy buen lugar»… Otra vez llegó Saprissa, una deuda que saldó.

«Cuando me fui pensé que no iba a tener la oportunidad de regresar. En 2013 por suerte se dio mi retorno y para mi fue importante. Yo ya tenía 37 años, eso resalta de que había algo más que una relación de fútbol con el club. Por eso nunca hago preferencia por uno u otro»… Sentenció en cuanto a su pasaje futbolístico

El «Pepe» en Saprissa

El país, su experiencia de vida, su cultura, sociedad y otros aspectos «Costa Rica es muy lindo para vivir. El clima ideal, personas muy humildes, trabajadoras. Similar a Uruguay. Es un lugar que lo recomiendo para pasear o radicarse»… Brillante carrera como jugador, querido, ganador y con más ambición en su vida, aunque ahora como entrenador.

Scroll Up