Noticias

Soria, 20 años en primera

Para ningún jugador es fácil empezar, tampoco lo es transitar y más difícil aún es quedar en la historia grande una institución.

Foto: Jorge Peraza (Progreso Al Día)

Martín “Gato” Soria nació hace cuarenta años en Paysandú, ciudad que con el tiempo fue dejando atrás, sin olvidar sus raíces. Es que en el año 95 emprendió viaje a la capital del país para probar suerte en Peñarol. Junto a él llegaron Adrián “Hueso” Romero y Fernando Garrasino, quien hoy dirige la categoría sub 15 de Liverpool.

Pasó por cuarta, tercera y hasta hizo pretemporada con el plantel principal del “Carbonero”, aunque sin tener suerte y fue ahí que surgió la posibilidad de llegar a Wanderers de Santa Lucía, extraño para él, claro está. Desconocido para casi todos, por no decir para todos. Debutó con el “Bohemio” en el año 1997, pero rápidamente tomó un nuevo rumbo.

En 1998 emigró al fútbol de Brasil para defender la camiseta del Sport Recife, hasta 1999 que retornó a Uruguay para jugar en Rampla Juniors. Las vueltas de la vida lo depositaron nuevamente en el Parque Briano, donde fue campeón en 2001 con el “Hipo” García como director técnico. Luego de tres años en el club, sumó experiencia en Nacional de Florida y Universal de San José, compartiendo delantera con Paolo Parolín.

Foto: Jorge Peraza (Progreso Al Día)

Pero ya radicado en Santa Lucía, el “Gato” retornó a Wanderers y nuevamente levanta el título en el año 2010, misma temporada en la que decidió dejar de jugar. El tiempo pasó, pasó hasta que Parolín lo convenció. Paolo lo hizo volver en 2015 y fue Soria quien le dio un gol agónico ante Juanicó en la final de la Liga Departamental.

Martín Soria sigue jugando con sus cuatro décadas y fines de semanas atrás, ante Libertad en el Parque Batlle, cumplió sus 20 años del debut en primera, justamente con la camiseta del “Bohemio”. Con el delantero dialogamos y transitamos por esta larga carrera.

“Uno vino desde Paysandú con la ilusión de jugar en el fútbol profesional, se jugó hasta que se pudo y luego llegó Wanderers. Muy contento y feliz, porque más allá del deporte en si, todo se fue dando para que me vaya quedando en Santa Lucía junto a mi familia. Es una institución a la cual quiero muchísimo”….. comenzó diciendo el “Gato” sobre esta vida detrás de la pelota.

Foto: Jorge Peraza (Porgreso Al Día)

Hoy tengo 40 años, ya pasaron 20 del debut, pero no fueron de manera consecutiva con el “Bohemio”, si 13 más o menos. He pasado de las lindas y de las malas, aunque he logrado objetivos con grupos muy lindos que quedarán en el recuerdo de uno”….. En cuanto a lo dicho, acotó: “Con los del 2015 nos juntamos en casa a hacer un asado para recordar anécdotas, las hacemos dos o tres veces y nos reímos de igual manera. Date cuenta que de 25 jugadores, hace 15 días nos juntamos 17”.

Soria recordó cómo llegó al Parque Marcelino Briano:Me trajo Carlos Falero. Antes había traído al “Hueso” y Garrasino, mientras yo estaba en la tercera de Peñarol. Tuve una discusión con el entrenador, por lo que tomé la decisión de salir del club y dichas personas hablaron para que me integre”…. El delantero recordó su debut en el año 1997: “Nos dirigía Carlos Acevedo. Los primeros años viví con él y su familia, hoy soy muy amigo de Marcos, su hijo. Debuté contra Liverpool en el Parque Félix Machín con victoria 4 a 1, marcando tres goles. En ese cotejo nos expulsan al golero y Romero culminó el partido en el arco con un penal atajado. En ese año perdimos la final”.

Coincide con su hermano, Sebastián, quien juega en el fútbol y para la selección de Qatar desde 2005, en la posición dentro del campo. De tantos goles, recordó los especiales para él: “Por lo reciente y lo importante que fue, sin dudas que el de la final ante Juanicó en el Estadio Martínez Monegal en 2015. También marqué en el partido definitorio de 2001 y en ese mismo año, de forma agónica, en el clásico ante Santa Lucía”.

Foto: Jorge Peraza (Progreso Al Día)

Martín dio a entender, en reiteradas ocasiones, lo que fue el título de 2015 con Wanderers: “Muchos compañeros venían de caer, lamentablemente, en dos finales ante el “Rojinegro” y algunos nunca habían logrado un título con el club. Fue un año redondo, que comenzó con una locura de Paolo, a quien se le cruzó por la cabeza que lo podía ayudar y volví, pero también por el grupo que se formó con gente nueva, más los habituales de la casa”. 

El “Gato” habló de sus tres coronaciones con su querido “Bohemio”: “Los del 2001 y el 2015 tienen mucho en común, planteles muy unidos. En el primero compartí delantera con Parolín, pero en el segundo él me dirigió”.. Recordaba entre risas. Además, acotó:Gran parte de mis compañeros, junto al cuerpo técnico, se consagraron campeones del interior con la selección y eso a uno lo pone feliz”.

Foto: Jorge Peraza (Progreso Al Día)

¿Un técnico?: “Te voy a decir tres”… aseguró: “Ramón Silvera de Centenario de Paysandú, pese a que lo tuve muy poco tiempo, dejó cosas muy importantes, como saber disfrutar el momento. El “Hipo” García, DT que no hablaba mucho y que si era contundente, con quien hasta hoy mantengo una amistad. A Paolo lo miro desde otro aspecto, ya que es un excelente entrenador y un amigo. Una persona con muchísimo futuro. Dirigía a 26 jugadores y todos estábamos contentos, cosa que no es fácil”.

 

El momento de saludar, acordarse de personas especiales y demás, llegó: “Estoy agradecido a los tres entrenadores, a todos los compañeros que tuve a lo largo de este tiempo, seria egoísta nombrar a unos pocos. Me hicieron disfrutar muchísimo en estos años. Obviamente a que la familia”.

Por último, contó que… “No se me cruza por la cabeza seguir vinculado al club culminado el ciclo de jugador, más allá que siempre vendré a la cancha y seguiré siendo hincha. Mi hermano reitera siempre que le gustaría dirigir al nivel en el que está hoy, en dupla conmigo, pero eso depende más de él que de mi. Ni hablar que si un día se me da por hacerlo será en Wanderers”

Que 20 años no son nada, cantaba Gardel…. Una vida con la pelota, con la camiseta del “Bohemio” y aún sigue transitando su carrera.

Martín Abreu

Scroll Up